TEORÍA DE LA SELECCIÓN SEXUAL

La teoría de la selección sexual es también una teoría elaborada por Charles Darwin, quien la propuso en una publicación del año 1871, diferenciándola de la selección natural. La reproducción sexual es muy importante en la evolución de muchas especies, debido a que produce variabilidad genética mediante los mecanismos de recombinación.

Sin embargo, existen bastantes costos asociados a este tipo de reproducción, los cuales no son iguales para ambos sexos. Esta diferenciación en los costos asociados con la reproducción implica que la selección natural favorezca distintos caracteres en machos y en hembras.

En muchas especies de animales existen notorias diferencias morfológicas (también fisiológicas y conductuales) entre machos y hembras, fenómeno denominado dimorfismo sexual. Los machos de diversas especies con dimorfismo sexual, frecuentemente poseen rasgos llamativos e incluso “exagerados”, como plumas vistosas, cuernos muy grandes y elaborados cantos.

Estos rasgos pueden ser muy costosos en términos de sobrevivencia, no solo por el gasto energético que supone su desarrollo y mantención, sino que también porque algunos hacen que los machos sean presas fáciles para los depredadores.

La teoría de la selección sexual explica cómo los rasgos que cumplen un rol en la obtención de pareja y, por lo tanto, que incrementan el éxito reproductivo individual, pueden evolucionar aunque implique un costo en la sobrevivencia de los organismos que los poseen.

Formas de selección sexual

Existen dos componentes fundamentales de la selección sexual, también conocidos como formas de selección sexual:

Selección intrasexual

Corresponde a la competencia entre los individuos de un sexo (habitualmente machos) por acceder a los individuos del sexo opuesto.

Selección intersexual

Es la elección que hacen los individuos de un sexo (habitualmente hembras) hacia el sexo opuesto. En este contexto, los rasgos sexuales llamativos o exagerados en los machos evolucionan a través de la selección sexual debido a la elección efectuada por las hembras.

Mecanismos de selección sexual

Existen algunos modelos e hipótesis que explican la presencia de rasgos llamativos, en el marco de la selección sexual. Una explicación propuesta para la evolución de los rasgos sexuales llamativos en los machos, es que estos pueden reflejar la calidad genética del macho, ya que este es capaz de sobrevivir a pesar de poseer un rasgo costoso.

En consecuencia, las hembras eligen a los machos con estas señales costosas como padres de sus crías, las cuales heredarán dichos genes y tendrán mejor probabilidad de sobrevivencia, aumentando así su adecuación biológica.

Otro hipótesis es que las hembras son atraídas hacia machos que portan estos rasgos “llamativos”. Si existe variabilidad, tanto en el rasgo como en la preferencia de este, los machos con rasgos más exagerados serán más elegidos por las hembras, con lo cual las hijas heredarán los genes responsables de tal preferencia y los hijos los genes responsables del rasgo “preferido”.

Así, como ocurre un proceso autorreforzante o de retroalimentación positiva. Entre los machos ocurre competencia, de tal manera que los que poseen “mejores” rasgos (más llamativos o exagerados) tendrán mayor posibilidad de reproducción y aumento de adecuación biológica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *