TASA METABÓLICA BASAL

tasa metabólica basal

tasa metabólica basal

La palabra metabolismo hace referencia a la suma de todas las reacciones químicas que ocurren en el interior de las células. Del total de la energía liberada en los procesos metabólicos, una parte es utilizada para la síntesis de ATP, mientras que otra parte se libera en forma de calor. La producción de calor corporal sirve como una medida del metabolismo y se mide en kilocalorías. La cantidad de calor que nuestro cuerpo produce en un tiempo determinado se denomina tasa metabólica.

La tasa metabólica puede ser influida por factores como el ejercicio físico, la temperatura corporal, la acción del sistema nervioso y endocrino, la ingesta de alimentos, el sexo, la edad y el estado nutricional.

Ejercicio físico

Al realizar actividad física, la tasa metabólica puede aumentar hasta 15 veces su valor en estado de reposo. Las personas que realizan ejercicio constantemente tienen una tasa metabólica mayor que una persona sedentaria.

Temperatura corporal

Mientras mayor sea la temperatura corporal, mayor es la tasa metabólica. Esto se debe a que un aumento de la temperatura del organismo acelera la velocidad de las reacciones metabólicas que ocurren en las células.

Ingesta de alimentos

La ingesta de alimentos aumenta la tasa metabólica entre un 10% y un 20%, aproximadamente. Este aumento es mayor con la ingesta de proteínas y menor con el consumo de carbohidratos y lípidos.

Acción del sistema nervioso y endocrino

Las situaciones de estrés inducen la acción conjunta del sistema nervioso y endocrino que liberan neurotransmisores y hormonas, respectivamente, aumentando la tasa metabólica.

Tasa metabólica

Es menor en mujeres que en hombres. Sin embargo, durante el embarazo y la lactancia, la tasa metabólica de las mujeres aumenta.

Edad

A mayor edad, la tasa metabólica disminuye. Por lo tanto, los niños tienen una tasa metabólica mayor que un adulto.

Estado nutricional

Las personas desnutridas tienen una tasa metabólica menor que la de un individuo con un estado nutricional normal.

Para conocer la tasa metabólica de una persona, esta se puede medir o se puede calcular a partir de tablas.

Medición

La tasa metabólica se mide en un estado basal, es decir, en condiciones corporales donde la liberación de calor proviene de las reacciones de degradación de nutrientes y no de otros procesos metabólicos. La tasa metabólica, en estas condiciones, se denomina tasa metabólica basal (TMB) y se mide en ayuno de 12 horas, reposo muscular y a una temperatura ambiente de 20°C.

La TMB corresponde a la cantidad mínima de energía requerida para mantener las funciones corporales vitales, como conservar la temperatura corporal constante, el movimiento del corazón y de los músculos intercostales durante la respiración, y el funcionamiento de órganos como el hígado, los riñones y el cerebro.

Cálculo

Una forma simple de estimar la tasa metabólica basal de una persona es calcularla a partir de tablas que se han obtenido al medir la TMB de muchos individuos, hombres y mujeres de diferentes edades. Para calcularla se utilizan fórmulas estandarizadas que consideran las diferencias que existen debido al sexo y la edad de la persona.

La actividad física que realiza cada individuo también hace variar la TMB. Es así como los deportistas, que realizan una actividad física intensa, gastan más energía y tienen una Tasa metabólica basal mayor que una persona sedentaria. Por lo tanto, el resultado obtenido para la TMB de una persona debe multiplicarse por un factor de ajuste que considere el tipo de actividad física que realiza.

Actividad sedentaria

Se refiere a personas que pasan todo el día sentadas, sin realizar ningún tipo de esfuerzo físico.

Actividad ligera

Personas que pasan la mayor parte del tiempo sentadas o de pie.

Actividad moderada

Personas que pasan la mayor parte del tiempo de pie y moviéndose.

Actividad intensa

Personas que están en constante movimiento y que realizan actividades que requieren de gran esfuerzo físico.

Requerimientos energéticos

Para realizar cualquier actividad física, se necesita de un aporte energético extra al requerido para mantener el metabolismo basal.

Los requerimientos energéticos corresponden a la cantidad de energía que cada persona necesita diariamente de acuerdo a su tasa metabólica basal, y a las actividades que realice habitualmente.

Mientras mayor sea la actividad física, mayor es la necesidad de energía. De la misma manera, las mujeres embarazadas y en período de lactancia requieren de un aporte adicional de nutrientes y energía para que los procesos anabólicos que ocurren durante esta etapa se desarrollen de manera adecuada. Así, una mujer embarazada requiere un aporte extra de 285 Kcal diariamente y una mujer en período de lactancia, 500 Kcal.

Para conocer los requerimientos energéticos de una persona existen tablas elaboradas por organismos especializados, como la OMS (Organización Mundial de la Salud), la FAO (Organización de las Naciones Unidas), que establecen las necesidades promedio de energía considerando la edad, el sexo y el nivel de actividad física.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *