Se forma la Tierra

El Universo comenzó, según teorías actuales, con una gran explosión o “Big Bang”. Antes de esta explosión, toda la energía y la materia presentes en el Universo en la actualidad probablemente se encontraban en forma de energía pura, comprimidas en un único punto. Este modelo cosmológico propone que con el “Big Bang” o “Gran Explosión“, esta energía se liberó y cada partícula de materia formada posteriormente se alejó de manera violenta de toda otra partícula.

Se supone que la temperatura en el momento de la explosión, ocurrida hace aproximadamente 13.700 millones de años, era cercana a los 100 mil millones de grados Celsius. A esta temperatura no podrían existir átomos; toda la materia estaría en forma de partículas elementales subatómicas. Estas partículas, de muy corta existencia, se acelerarían, colisionarían y se aniquilarían unas a otras, formando partículas nuevas y liberando más energía.

¿Qué propone este modelo?

El modelo propone que a medida que el Universo se expandía y se enfriaba, gradualmente se formaba más materia a partir de energía. Alrededor de 100 segundos después del “Big Bang”, la temperatura habría descendido a 1.000 millones de grados Celsius.Párrafo

En ese momento, dos tipos de partículas estables que hasta ese momento eran escasas habrían comenzado a cambiarse. Estas partículas, los protones y los neutrones, formaron los núcleos de los átomos. Se postula que cuando el Universo alcanzó unos 2.500 °C, esos núcleos, con sus protones de carga positiva, atrajeron a pequeñas partículas livianas de carga negativa -los electrones- que se movían rápidamente alrededor de ellos. Así se habrían formado los primeros átomos.

Es a partir de estos átomos, desintegrados y vueltos a formar en el curso de varios miles de millones de años, que probablemente surgieron todas las estrellas y comenzaron a formarse los planetas del Universo, incluidos nuestra estrella y nuestro planeta. Hace unos 5.000 millones de años, según calculan los cosmólogos, nació la estrella que es nuestro Sol. Se piensa que el Sol también se formó a partir de partículas de polvo y gases de hidrógeno y helio que formaban remolinos en el espacio entre las estrellas más viejas.

Se postula que hace aproximadamente 4.600 millones de años los planetas del Sistema Solar comenzaron a condensarse a partir de los restos de gas y de polvo que giraban alrededor de la estrella recién constituida.

Mientras la Tierra y los otros planetas se conformaban, la energía proveniente de materiales radiactivos mantenía sus interiores muy calientes. En esta etapa, es probable que la superficie de la Tierra se hallara en un estado turbulento. Se propone que, cuando aún estaba tan caliente que era casi líquida, los materiales más pesados comenzaron a reunirse en un núcleo central denso. A medida que la superficie de la Tierra se enfriaba, fue formándose una corteza externa.

La atmósfera primitiva

Se supone que la atmósfera primitiva estaba constituida principalmente por hidrógeno y helio, pero que rápidamente estos elementos se habrían fugado hacia el espacio exterior debido a que las fuerzas gravitacionales eran muy débiles como para retenerlos. Posteriormente, a partir de los gases desprendidos por los volcanes, se habría formado una atmósfera secundaria, diferente tanto de la atmósfera primitiva como de la actual.

El agua habría emanado de los volcanes en forma gaseosa enriqueciendo la atmósfera en vapor de agua. Gradualmente, conforme descendía la temperatura, estas nubes de vapor se habrían condensado y formado los primeros océanos calientes y poco profundos de la Tierra primitiva.