¿CUÁL ES EL ORIGEN EVOLUTIVO DE LAS PLANTAS?

Los ancestros de las plantas fueron protistas fotosintéticos, probablemente similares a las algas verdes modernas conocidas como carofíceas. Las carofíceas son los parientes vivos más cercanos de las plantas. La relación evolutiva entre plantas y carofíceas se reveló mediante comparaciones de ADN, y se refleja en otras semejanzas entre plantas y algas verdes. Por ejemplo, algas verdes y plantas usan el mismo tipo de clorofila y pigmentos accesorios en la fotosíntesis. Además, tanto plantas como algas verdes almacenan alimento en forma de almidón y tienen paredes celulares hechas de celulosa. En contraste, otros protistas fotosintéticos (como las algas rojas y las pardas) difieren de las plantas en sus pigmentos fotosintéticos, sus moléculas de almacenamiento de alimentos y sus paredes celulares.

Los ancestros de las plantas eran acuáticos

Como las carofíceas modernas, los protistas que dieron origen a las plantas probablemente carecían de verdaderas raíces, tallos, hojas y estructuras reproductoras complejas, como flores o conos, características que aparecieron sólo más tarde en la historia evolutiva de las plantas. Además, los ancestros de las plantas estuvieron confinados a hábitats acuáticos.

Para los ancestros de las plantas, la vida en el agua tenía muchas ventajas. Por ejemplo, en el agua, un cuerpo está sumergido en una solución rica en nutrimentos, está sostenido por una fuerza de flotación y no es probable que se seque. Además, la vida en el agua facilita la reproducción, porque los gametos (células sexuales) y cigotos (células sexuales fecundadas) pueden transportarse mediante corrientes acuáticas o impulsarse mediante flagelos.