MEIOSIS: Las ocho fases de la meiosis

Durante la meiosis, las células que darán origen a los gametos experimentan dos divisiones sucesivas. Luego de la primera división, cada una de las dos células hijas ya posee la mitad del número de cromosomas con respecto a la célula original. En la segunda división, al igual que en la mitosis, se separan las cromátidas hermanas de los cromosomas de cada una de las células dando como resultado final un total de cuatro células hijas.

El núcleo de cada célula hija contiene la mitad del número de cromosomas presentes en el núcleo de la célula original y además recibe sólo un miembro de cada par de cromosomas homólogos. Durante la interfase anterior a la meiosis, los cromosomas se replican de la misma manera que en la interfase que precede a la mitosis, y cada cromosoma pasa a tener dos cromátidas hermanas idénticas unidas por el centrómero.

Al comienzo de la profase de la primera división meiótica ocurre un hecho clave para la meiosis: los cromosomas homólogos se acercan y se aparean en el proceso de sinapsis. Mientras los cromosomas homólogos están apareados, se produce el entrecruzamiento o Crossing over. En los puntos donde hay entrecruzamiento, un fragmento de cromátida de un homólogo se rompe y se intercambia por un fragmento de cromátida del otro homólogo.

Las zonas de ruptura se reparan y, como resultado, las cromátidas hermanas de cada cromosoma homólogo dejan de ser genéticamente idénticas. El cromosoma homólogo materno contiene ahora partes del homólogo paterno y viceversa. El entrecruzamiento es un mecanismo crucial que permite la recombinación del material genético de los dos progenitores, un hecho de enormes consecuencias para el proceso evolutivo.

Las ocho fases de la meiosis

De la misma manera que la mitosis, la meiosis es un proceso continuo en el que se puede reconocer una serie de etapas características. La meiosis consiste en dos divisiones nucleares sucesivas, la meiosis I y la meiosis II. En la meiosis I se aparean y luego se separan los cromosomas homólogos; en la meiosis II se separan las cromátidas de cada homólogo. Durante la interfase, los cromosomas se duplican de manera que, al comienzo de la meiosis, cada cromosoma consiste en dos cromátidas hermanas idénticas. La primera de las dos divisiones nucleares se desarrolla a través de la profase I, la metafase I, la anafase I y la telofase I.

La meiosis II es muy similar a la mitosis, excepto en que no está precedida por la duplicación del material cromosómico. Luego de recorrida esta secuencia de fases puede producirse un interfase de corta duración, durante la cual los cromosomas se desenrollan parcialmente pero, en muchas especies, la meiosis pasa de la telofase I directamente a la profase II. Luego, continúan la metafase II, la anafase II y la telofase II. Si al comienzo de la segunda división meiótica los cromosomas están dispersos, se condensan nuevamente.

De esta manera, a partir de una única célula se obtienen cuatro células, cada una con un miembro del par de homólogos presentes en la célula progenitora y, en consecuencia, con la mitad del número de cromosomas que tenía la progenitora. En este proceso, el número de cromosomas se reduce de diploide a haploide.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *