LUPUS SISTÉMICO ERITEMATOSO

El lupus sistémico eritematoso, LES o sólo lupus, es una enfermedad inflamatoria crónica del tejido conectivo que aparece sobre todo en las mujeres de etnia no blanca durante su edad fértil. Es una enfermedad autoinmunitaria que puede causar daño tisular en todos los aparatos. La enfermedad, que oscila entre benigna en la mayoría de los casos y rápidamente fatal en ocasiones, se caracteriza por períodos de exacerbación y de remisión.

La prevalencia del LES es de alrededor de 1 en 2 000 y las mujeres tienen más probabilidades de estar afectadas que los hombres en una proporción de 8 o 9 a 1. Si bien la causa del LES es desconocida, se atribuyó a factores genéticos, ambientales y hormonales. Estudios en gemelos y antecedentes familiares sugieren un componente genético. Los factores ambientales incluyen virus, bacterias, agentes químicos, fármacos, exposición excesiva a la luz solar y estrés emocional. Las hormonas sexuales, como los estrógenos, también pueden desencadenar LES.

Los signos y los síntomas del LES abarcan artralgias, fiebre no muy alta, fatiga, úlceras bucales, pérdida de peso, adenomegalia y esplenomegalia, fotosensibilidad, caída rápida de gran cantidad de cabello y anorexia. Una característica distintiva del lupus es la erupción sobre el dorso de la nariz y las mejillas, denominada “en alas de mariposa”. Otras lesiones que pueden aparecer en la piel son úlceras y ampollas. La naturaleza erosiva de algunas de las lesiones cutáneas del lupus en el pasado rememoraban a la mordida de un lobo, de lo que derivó el término lupus (lobo).

Las complicaciones más graves de esta enfermedad incluyen compromisos renal, hepático, esplénico, pulmonar, cardíaco, encefálico y del tubo digestivo. Como no hay un tratamiento curativo para el LES, la terapia es sintomática y se basa en fármacos antiinflamatorios, como la aspirina, e inmunosupresores.