LAS PARATIROIDES

Las paratiroides, ubicadas por detrás de la glándula tiroides, son las glándulas endocrinas más pequeñas en la especie humana. Producen la hormona paratiroidea -o parathormona-, que cumple un rol esencial en el metabolismo mineral al regular los niveles normales de calcio y fosfato en sangre. La homeostasis del calcio es fundamental, ya que un aumento o una disminución de calcio en la sangre puede llevar a alteraciones de la coagulación, la contracción muscular y de la función nerviosa. La hormona paratiroidea incrementa la concentración del ion calcio en la sangre de diferentes maneras.

Las hormonas paratiroidea y calcitonina forman parte de un delicado mecanismo que regula la concentración de calcio de la sangre, en el cual la hormona paratiroidea desempeñaría el rol principal. La producción de ambas hormonas está regulada de forma directa por la concentración de iones calcio en la sangre.

El hiperparatiroidismo (un exceso de parathormona causado ocasionalmente por tumores de las paratiroides) provoca una gran pérdida de calcio de los huesos, que se vuelven muy frágiles, contracción de las vértebras y pérdida de peso. La extirpación de las glándulas paratiroides sin tratamiento de reposición hormonal causa contracciones musculares y espasmos violentos que llevan a la muerte debido a que, en ausencia de hormona paratiroidea, descienden los niveles de calcio, lo cual afecta la actividad muscular.