LA GLÁNDULA TIROIDES

La glándula tiroides produce dos hormonas:

La hormona tiroidea o tiroxina

Se sintetiza en los folículos tiroideos, en respuesta a su hormona estimulante (TSH) secretada por la hipófisis. La adenohipófisis y la glándula tiroides forman parte de un circuito de retroalimentación negativa, que también involucra factores hipotalámicos, que regula la liberación de hormonas de acuerdo con los niveles de hormonas tiroideas en sangre. La tiroxina acelera la tasa de respiración celular y, en algunos animales, es importante además en la regulación de la temperatura corporal.

El hipertiroidismo, o producción excesiva de tiroxina, provoca nerviosismo, insomnio, excitabilidad, aumento en la frecuencia cardíaca y en la presión sanguínea, intolerancia al calor, sudoración excesiva y pérdida de peso. El hipotiroidismo, o deficiencia de tiroxina, afecta el desarrollo durante la infancia, en particular de las células nerviosas; puede llevar a la deficiencia mental permanente y a algún tipo de enanismo.

En los adultos, el hipotiroidismo causa sequedad de la piel, intolerancia al frío y falta de vitalidad. El hipotiroidismo puede ser el resultado de una insuficiencia de yodo, necesario para sintetizar tiroxina y, en estos casos, con frecuencia se asocia con el bocio, un agrandamiento de la glándula tiroides. La sal de mesa suele adicionarse con yodo para suplir su posible falta en la dieta. En casos de hipotiroidismo, el paciente es tratado con hormonas tiroideas.

La calcitonina

Se produce en las células parafoliculares de la glándula tiroides, en respuesta a niveles aumentados de calcio en la sangre, inhibe la resorción ósea y participa, en consecuencia, en la regulación plasmática del calcio y el fósforo, junto con otras hormonas que veremos a continuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *