FUNCIONES DEL SISTEMA NERVIOSO

El sistema nervioso lleva a cabo un complejo conjunto de funciones. Permite percibir diferentes olores, hablar y recordar hechos pasados, también proporciona señales que controlan los movimientos del cuerpo y regulan el funcionamiento de los órganos internos. Estas actividades diversas pueden ser agrupadas en 3 funciones básicas: sensitiva (aferente), integradora (de proceso) y motora (eferente).

Función sensitiva

Los receptores sensitivos detectan los estímulos internos, como el aumento de la tensión arterial, y los externos, como el estímulo que produce una gota de lluvia cuando cae sobre el brazo. Esta información sensitiva es transportada luego hacia el encéfalo y la médula espinal a través de los nervios craneales y espinales.

Función integradora

El sistema nervioso procesa la información sensitiva analizando y tomando decisiones para efectuar las respuestas adecuadas, actividad conocida como integración.

Función motora

Una vez que la información sensorial ha sido integrada, el sistema nervioso puede generar una respuesta motora adecuada activando efectores (músculos y glándulas) a través de los nervios craneales y espinales. La estimulación de los efectores produce la contracción de un músculo o estimula una glándula para aumentar su secreción.

Las tres funciones básicas del sistema nervioso se ponen en evidencia, por ejemplo, cuando usted responde su teléfono celular después de escuchar que suena. El sonido del teléfono sonando estimula los receptores sensoriales de sus oídos (función sensitiva). Esta información auditiva es transmitida posteriormente a su encéfalo donde es procesada y se toma la decisión de responder el teléfono (función integradora). El encéfalo estimula, entonces, la contracción de músculos específicos que permiten tomar el teléfono y presionar el botón apropiado para responder (función motora).