FLUJO DE ENERGÍA EN LA VIDA DE LA CÉLULA

La energía es la capacidad para realizar un trabajo. Un trabajo es la transferencia de energía a un objeto para que se mueva. No siempre es fácil ver los objetos en los que actúa la energía o siquiera medirlos. Es obvio que los maratonistas hacen trabajo y producen movimiento: su pecho palpita, sus brazos oscilan y sus piernas dan zancadas para impulsar su cuerpo incansablemente durante 42 kilómetros. La energía química, que energía contenida en las moléculas y liberada por reacciones químicas, impulsa este trabajo muscular. El cuerpo de los corredores guarda moléculas que suministran energía química (carbohidratos como el glucógeno en hígado y músculos y los lípidos como las grasas en tejido adiposo).

Las células utilizan moléculas especializadas, como el ATP, para tomar, guardar brevemente y transferir energía de una reacción química a la siguiente. Las contracciones musculares dan por resultado interacciones entre proteínas especializadas, impulsadas por la energía química que se desprende de las moléculas de ATP. Las contracciones sincronizadas de las células musculares mueven el cuerpo de los corredores, un trabajo que se realiza con la energía química.

Hay dos tipos fundamentales de energía, la potencial y la cinética, cada una con varias formas. La energía potencial -la energía que está guardada- comprende la energía química conservada en los enlaces que unen a los átomos de las moléculas, la energía eléctrica almacenada en una pila y la energía de posición que tiene un pingüino listo para zambullirse. La energía cinética es la energía del movimiento. Abarca la luz (movimiento de fotones), calor (movimiento de moléculas), electricidad (movimiento de partículas con carga eléctrica) y todo movimiento de objetos grandes.

En las condiciones correctas, la energía cinética se transforma en energía potencial y viceversa. Por ejemplo, un pingüino convierte la energía de su movimiento en energía potencial de posición cuando sale del agua y trepa. En la fotosíntesis se capta la energía cinética de la luz y se transforma en energía potencial en los enlaces químicos.