¿CUÁLES SON LOS DOMINIOS DE LA VIDA?

Si imaginas al ancestro común de todos los seres vivos como el tronco en la base misma del árbol de la vida, podrías preguntarte: ¿qué clados surgieron de la ramificación más temprana del tronco? Cada una de las ramas más primitivas debió originar un enorme clado de especies descendientes. Estos clados de ramificación temprana serán los más grandes que puedan distinguir los sistemáticos.

Antes de 1970, los sistemáticos concluyeron, a partir de la evidencia disponible, que las bifurcaciones más tempranas en el árbol de la vida dividieron a todas las especies en dos grupos: animales y plantas. De acuerdo con este punto de vista, bacterias, hongos y eucariontes fotosintéticos se consideraban como plantas, y todos los otros organismos se clasificaban como animales. Sin embargo, a medida que se amplió el conocimiento de la historia evolutiva de la vida, se hizo aparente que este punto de vista temprano simplificó enormemente la historia evolutiva.

Un sistema de tres dominios refleja con mayor precisión la historia de la vida

A medida que se acumularon nuevos datos y aumentó la comprensión de la filogenia, la valoración científica de las categorías fundamentales de la vida se revisó de forma gradual. Un elemento clave de esta revisión surgió de la obra pionera del microbiólogo Carl Woese, quien demostró que los biólogos pasaron por alto un suceso fundamental en la historia primitiva de la vida, el cual demandaba una nueva y más exacta clasificación de la vida.

Woese y otros biólogos interesados en la historia evolutiva de los microorganismos estudiaron la bioquímica de los organismos procariontes. Estos investigadores, al estudiar secuencias de nucleótidos del ARN presente en los ribosomas de los organismos, descubrieron que los procariontes en realidad incluían dos tipos muy diferentes de organismos. Woese dio a estos dos grupos los nombres de Bacteria y Archaea.

Pese a las semejanzas superficiales en su apariencia bajo el microscopio, Bacteria y Archaea son radicalmente diferentes. Los dos grupos no tienen un parentesco más cercano entre ellos que el que tiene alguno de ellos con cualquier eucarionte. El árbol de la vida se dividió en tres partes muy temprano en la historia de la vida, mucho antes de la aparición de plantas, animales y hongos.

Esta división temprana ahora se refleja en un esquema de clasificación que divide la vida en tres dominios: Bacteria, Archaea y Eukarya.