¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE LAS PLANTAS?

Las plantas son los seres vivos más notorios en casi cualquier paisaje terrestre. A menos que te encuentres en una región polar, un desolado desierto o una zona urbana densamente poblada, vives rodeado de plantas. Las plantas que dominan los bosques, las sabanas, los parques, las praderas, los huertos y las granjas de la Tierra, son elementos tan familiares del telón de fondo de la vida cotidiana que tendemos a ignorarlas. Pero si dedicas un poco de tiempo a observar más de cerca a esas verdes compañeras, seguramente apreciarás más las adaptaciones responsables de su éxito y las propiedades que las hacen esenciales para la supervivencia de la humanidad.

¿Qué distingue a los miembros del reino vegetal de otros organismos? Quizá la característica más notable de las plantas es su color verde. El color proviene de la presencia del pigmento de la clorofila en muchos tejidos vegetales. La clorofila desempeña un papel crucial en la fotosíntesis, el proceso por el que las plantas aprovechan la energía de la luz solar para convertir el agua y el dióxido de carbono en azúcares. Sin embargo, la clorofila y la fotosíntesis no son exclusivas de las plantas, porque también se presentan en muchos tipos de protistas y procariontes. Más bien, la característica que distingue a las plantas de otros organismos fotosintéticos son sus embriones multicelulares.

Las plantas tienen embriones multicelulares dependientes

El embrión multicelular de una planta se conserva en el interior y recibe nutrimentos de los tejidos de la planta progenitora. Esto es: el embrión permanece adherido a la planta progenitora y depende de ella a medida que crece y se desarrolla. Tales embriones multicelulares dependientes no se encuentran entre los protistas fotosintéticos; esto distingue a las plantas de las algas.

En las plantas se alternan las generaciones multicelulares haploides y diploides

La reproducción vegetal se caracteriza por un tipo de ciclo de vida llamado alternancia de generaciones. En los organismos con alternancia de generaciones, las generaciones diploides y haploides individuales se alternan mutuamente. (Recuerda que un organismo diploide tiene dos juegos de cromosomas; un organismo haploide, un juego). En la generación diploide, el cuerpo de la planta consta de células diploides y se conoce como esporofito. (En las plantas, los embriones multicelulares descritos anteriormente son parte de la generación esperofito diploide). Ciertas células de los esporofitos experimentan meiosis para producir células reproductivas haploides llamadas esporas. Estas esporas haploides se desarrollan hasta convertirse en cuerpos haploides multicelulares llamadas gametofitos.

Finalmente, los gametofitos producen gametos (espermatozoides y óvulos) haploides masculinos y femeninos por mitosis. Los gametos, como las esporas, son células reproductivas, pero, a diferencia de las esporas, un gameto individual por sí solo no puede desarrollarse para convertirse en un nuevo individuo. En vez de ello, dos gametos de sexo opuesto deben encontrarse y fusionarse para formar un nuevo individuo. En las plantas, los gametos producidos por gametofitos se fusionan para formar un cigoto (óvulo fecundado) diploide, que se desarrolla hasta constituir un embrión diploide. El embrión se desarrolla hasta convertirse en un esporofito maduro, y el ciclo se inicia de nuevo.