APORTE CALÓRICO Y NUTRITIVO

Los alimentos se pueden caracterizar según dos aspectos, el contenido nutritivo y el contenido calórico que aportan los nutrientes que los constituyen.

El contenido nutritivo corresponde a la variedad y cantidad de nutrientes que un alimento posee. Por su parte, el contenido calórico se refiere a la cantidad de energía almacenada en un alimento. Para expresar el contenido calórico de un alimento se usa la caloría. Sin embargo, como es una unidad muy pequeña comparada a la gran cantidad de energía que pueden liberar los alimentos, se utiliza la kilocaloría. Una kilocaloría equivale a 1000 calorías.

El contenido energético de un alimento depende, a su vez, del valor energético de sus nutrientes, es decir, de la cantidad de kilocalorías que libera cada uno de los nutrientes que lo componen.

Si bien las vitaminas, las sales minerales y el agua no aportan energía al organismo, estos son nutrientes imprescindibles en la realización de muchos procesos fisiológicos.

Un plato de comida, puede contener en distintas proporciones, cada uno de los distintos tipos de nutrientes que nuestro organismo necesita.

Importancia de las proteínas en el crecimiento

Los alimentos nos entregan diversos nutrientes, entre ellos las proteínas, que tienen un importante rol estructural en el organismo, puesto que constituyen la mayoría de las estructuras celulares, tales como las membranas y el citoesqueleto, y además forman hormonas y enzimas que cumplen funciones específicas para el correcto funcionamiento del organismo.

En las células, las proteínas se sintetizan a partir de los 20 aminoácidos que existen en la naturaleza. Estos aminoácidos se obtienen a través de las proteínas que son ingeridas en la dieta, las que son degradadas en el tubo digestivo. De esta manera, el organismo puede sintetizar las proteínas necesarias para realizar sus funciones.

En la dieta se puede ingerir tanto proteínas de origen animal como vegetal. Las proteínas de origen animal, también denominadas proteínas completas, contienen todos los aminoácidos esenciales. En cambio, las proteínas de origen vegetal no son completas, dado que carecen de ciertos aminoácidos.

En el hígado ocurre la transformación de unos aminoácidos en otros para asegurar la variedad necesaria para la síntesis proteica. No obstante, existen algunos aminoácidos que pueden ser adquiridos solo a través de la dieta, dado que no pueden ser obtenidos por transformación en el hígado, a estos aminoácidos se les denomina aminoácidos esenciales. Para los adultos, son aminoácidos esenciales el triptófano, la lisina, la metionina, la valina, la leucina, la isoleucina, la treonina y la fenilalanina; en los niños, además de los ya señalados, la arginina y la histidina.

Por lo tanto, mediante una alimentación adecuada se podría asegurar la variedad de aminoácidos necesarios para la síntesis de las diversas proteínas que nuestras células requieren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *